5 simples consejos para disfrutar del verano

¡Por fin ha llegado el verano! Camisetas de manga corta, bañadores, aire acondicionado, helados… ¿Qué más se puede pedir? Lamentablemente, también en esta estación del año tenemos que trabajar y ocuparnos de nuestras tareas. Y por eso nos será mucho más difícil mantener la concentración, y el cansancio y el estrés pueden afectarnos. Si te sientes desanimado, ¡no te desesperes! Aquí tienes unos consejitos que podrían ayudarte.

  1. Bebe mucha agua

Hidratarse es fundamental. En verano, sobre todo, hay que recuperar todos los líquidos que perdemos. Beber ayuda a sentirnos con más energía, ya que un estado de deshidratación puede causar cansancio y agotamiento. Beber mucho ayuda también a que nuestra piel esté más hidratada y brillante porque el agua contribuye a expulsar las toxinas y, además, a prevenir el dolor de cabeza. Recuerda que para hidratar el cuerpo también hay comida que contiene mucha agua, como lasandía, el tomate, el pepino, o las infusiones y batidos.

  1. No pienses en el trabajo

Estamos en la estación más bonita, divertida y relajante del año. Ya has trabajado durante todo el año y es normal que tu rendimiento en trabajo disminuya. Este tipo de ansiedad no tiene que afectar a tu vida personal. Da siempre lo mejor de ti en el trabajo y no pienses en lo demás, ¡disfruta del sol y de la compañía!

  1. Pasa más tiempo con tus amigos y con tu familia

Todos estamos bien con las personas a las que queremos; sin duda, la buena compañía es algo que tiene efectos beneficiosos para las personas. Deja de hacer tus cosas, sal y sonríe; en esta época del año anochece más tarde, así que ¡aprovecha y pasa tiempo con las personas que quieres!

  1. Vete a la playa

La playa es un relajante natural. Los paseos por la playa son como masajes para nuestros pies, que tienen muchas terminaciones nerviosas. La composición cromática del agua permite crear un sentimiento de paz y tranquilidad. La simple acción de observar y mirar el mar en silencio relaja y crea una sensación de bienestar. Además, el típico ruido de las olas que baten y acaban en las rocas o en la orilla es un sonido que tranquiliza al cerebro.

  1. Practica deporte

Ya sabemos que practicar deporte tiene muchos beneficios y es imprescindible para tener una vida sana. Ayuda a liberar la mente, a desahogarse y a relajar los músculos. Lo bueno de los deportes es que puedes practicarlos solo, con buena música, o con quien tú quieras, amigos, familiares, pareja… No olvides que necesitas por lo menos 30 minutos de actividad diaria para mejorar tu salud, ¡vaya, no es mucho tiempo! Por último, utilziar las escaleras en vez del ascensor y caminar o usar la bici en lugar de los medios de transporte es un hábito muy recomendable.

Federico Favaro

Fuente de la imagen 1
Fuente de la imagen 2
Fuente de la imagen 3

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *