La comida basura

La comida basura constituye una manera cómoda y económica de comer: se ha hecho muy popular debido al ritmo de vida que llevamos. Aunque está claro que si no la comes con frecuencia no es peligrosa, consumirla regularmente o tenerlo como un hábito puede dañar seriamente la salud.

Debido a su escaso aporte nutricional, así como a su bajo valor nutritivo y a su alto contenido en grasas, calorías y sodio, el consumo habitual de comida rápida puede producir una gran variedad de problemas de salud. Podríamos citar, entre otros, el aumento de peso, la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Obesidad – la comida basura tiene muchas grasas y calorías. Su consumo regular puede hacer que ganes peso si consumes más calorías de las que gastas. Las hamburguesas con más de una pieza de carne, queso, beicon y mayonesa pueden superar los 65 miligramos de grasas recomendados para todo el día.

La diabetes tipo dos es quizás la peor consecuencia de consumir comida basura regularmente. Muchos expertos afirman que las personas que tienen exceso de grasa necesitan una mayor cantidad de insulina para mantener regulados los niveles de glucosa en sangre y, por lo tanto, piensan que existe una clara relación entre la obesidad y la diabetes tipo dos. Cuando consumimos demasiada comida basura, el estrés que genera en el metabolismo afecta a la capacidad del cuerpo para utilizar la insulina de forma correcta. Además, aumenta los niveles de azúcar en sangre debido a su falta de fibra.

Enfermedades cardiovasculares – la comida basura puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la enfermedad coronaria, la hipertensión, la insuficiencia cardíaca y la aterosclerosis. El consumo de comida rápida con alto contenido en grasas saturadas y grasas trans aumenta los niveles sanguíneos de colesterol malo y disminuye los niveles de colesterol bueno, por lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria. Estos niveles altos de grasas saturadas pueden bloquear el flujo de sangre al corazón. Cuando el bloqueo es muy grande, se producen los infartos.

 

Fuente de la Imagen 1
Fuente de la Imagen 2

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *