Carbohidratos: lo bueno, lo malo y lo feo

Los carbohidratos son un tema controversial hoy en día. Según las pautas nutricionales los carbohidratos deben representar la mitad de nuestra ingesta calórica. Por otra parte los algunas pautas afirman que pueden causar obesidad, diabetes de tipo II y además recomiendan evitar su consumo. Hay tanto argumentos positivos como negativos y al parecer los requerimientos de sacáridos varían de persona a persona.

Los carbohidratos son moléculas constituidas por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno. En nutrición, “carbohidratos” se refiere a uno de los grupos de macronutrientes pues los otros dos son las proteínas y la grasa. Los carbohidratos pueden ser divididos en tres categorías:

  • Azúcar: carbohidratos dulces y de cadenas cortas que se encuentran en los alimentos. Por ejemplo: glucosa, fructosa y sacarosa.
  • Almidones: moléculas de cadenas largas de glucosa que eventualmente se reducen a glucosa en el sistema digestivo.
  • Fibra: los seres humanos no podemos digerir la fibra pero sin embargo puede servir a las bacterias que se encuentran en el tracto digestivo.

La función principal de los carbohidratos es la de aportar energía. La mayoría de los carbohidratos se reducen o son transformados en glucosa, la cual es usada como fuente de energía. Los carbohidratos también pueden ser transformados en grasa (energía acumulada). Dependiendo del tipo de carbohidrato que escojas tendrás más energía, menos hambre y buena salud o subidas de energía, fatiga y hambre.

Carbohidratos malos

Cereales altamente azucarados, arroz blanco, pan blanco, pasta, caramelos, galletas, patatas fritas, torta y un sinfín de otros son todos deliciosos y son carbohidratos. Así como también otras opciones más saludables como avena, arroz integral y arroz salvaje, quinoa, cuscús, cebada, pan integral, frutas, vegetales y la batata.

¿Cuáles de estos crees que sean buenas fuentes de vitaminas y minerales esenciales y de fibre? ¿Galletas, tortas y patatas fritas? Realmente no. Alimentos con granos enteros, frutas y vegetales son altamente nutritivos y representan grandes fuentes de fibra para enlentecer la digestión. En conjunto, estos alimentos te ayudan a mantener tu energía alta y a controlar tu apetito por horas. Estos carbohidratos “buenos” son llamados carbohidratos “complejos”.

Los carbohidratos simples por otra parte son pobres en nutrientes. Lo que les hace falta en vitaminas, minerales y fibra lo tienen en azúcar, y mucho. Luego de que consumes carbohidratos simples la glucosa en sangre incrementa rápidamente para darte un estallido de energía y luego cae en picada dejándote cansado y con hambre.

 

Fuente de Imagen 1
Fuente de Imagen 2

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *