¿Qué ocurre cuando dejas de fumar?

¿Sabías que hoy en día fumar causa una de cada diez muertes y es responsable del 88 % de los casos de cáncer de pulmón?

Si estás pensando en dejar de fumar, entonces te recomendamos que leas este artículo, que contiene una línea de tiempo que muestra lo que ocurre en tu cuerpo cuando dejas de fumar. Así, verás cuáles son los efectos de estar solo una semana sin fumar y te sorprenderás al ver la rapidez con la que tu cuerpo se recupera.

dejar de fumar

Cuatro horas después de haber dejado de fumar

Aparecen los primeros antojos. Ha vuelto a llegar ese momento: el momento en el que tu cuerpo empieza a preguntarse por qué no has fumado un cigarrillo todavía. Las ansias de nicotina van llegando lentamente, junto con la falta de confianza en ti mismo, que aparece de nuevo en escena. Después de cuatro horas sin fumar, la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea volverán a estar cerca de sus niveles normales y el riego sanguíneo también mejorará. Además, es probable que las puntas de los dedos de tus manos y tus pies comiencen a entrar en calor.

Diez horas después de haber dejado de fumar

Desasosiego, irritabilidad, dificultad para dormir. Te tumbas e intentas relajarte, pero ni tu cerebro ni tu cuerpo quieren colaborar. Empiezas a preocuparte porque te espera otra noche sin dormir. ¿Y si me fumo un cigarrillo para que me ayude a dormir? Con tan solo 12 horas sin fumar, el monóxido de carbono de tu cuerpo desciende, mientras que la cantidad de oxígeno en sangre aumenta hasta alcanzar niveles normales.

Veinticuatro horas después de haber dejado de fumar

Estás realmente irascible, ansías desesperadamente un cigarrillo y le hablas mal a todo el mundo. No terminas de creerte que solo 24 horas después tu cuerpo esté sufriendo tanto. Sin embargo, después de solamente un día entero sin fumar, el riesgo de que padezcas una enfermedad coronaria ya empezará a reducirse, así como el de sufrir un ataque al corazón. Aunque todavía no estés fuera de peligro, ¡vas por buen camino!

Dos días después de haber dejado de fumar

Llegan los dolores de cabeza, constantes y punzantes. Desafortunadamente, solo has pasado aproximadamente dos tercios de la peor parte. Todavía te preguntas si fumar un cigarrillo lo solucionará todo. Te contaré un secreto: sí que ayudaría, pero tendrías que empezar otra vez de cero, ¡así que no lo hagas! Una vez hayas pasado 48 horas sin fumar, tus terminaciones nerviosas empezarán a regenerarse y mejorarán tus capacidades olfativa y gustativa. Pronto comenzarás a apreciar mejor las cosas buenas de la vida.

Tres días después de haber dejado de fumar

Las peores tentaciones ya han pasado, pero, aun así, volverán al más mínimo contacto con humo o alcohol. Este es el momento en el que más positivo tienes que ser, puesto que, aunque la nicotina ya haya salido de tu cuerpo, comenzarás a sentir el síndrome de abstinencia propio. Sus síntomas incluyen dolor de cabeza, náuseas, calambres, sudores, ansiedad, irritabilidad, depresión, etc.

Una semana libre de humo

Una semana sin fumar. Nunca te imaginarías que pudiera pasar. No ha sido fácil, pero tampoco ha sido tan difícil como creías. Una semana sin humo sería exactamente así si dejaras de fumar en este mismo instante. Los tres primeros días son duros y están llenos de tentaciones. Durante los tres siguientes se sufre el síndrome de abstinencia, pero, después de una semana, ya se ve la luz al final del túnel.

En tres semanas, serás capaz de hacer ejercicio y actividades físicas sin que te falte el aire. Dejar de fumar un par de semanas le proporciona a tu cuerpo tiempo para regenerarse y curarse. Durante este tiempo, el riego sanguíneo y la función cardíaca mejorarán significativamente. Es probable que tus pulmones también comiencen a limpiarse y podrás respirar mejor.

En la mayoría de los casos, el síndrome de abstinencia empieza a desaparecer aproximadamente dos semanas después de dejar de fumar.

Tras un mes sin cigarrillos, los cilios que se encuentran dentro de los pulmones inician su reparación. Los cilios son estructuras diminutas parecidas al pelo que expulsan la mucosidad de los pulmones. Una vez que los cilios sean capaces de llevar a cabo su labor de forma eficiente, podrán luchar contra las infecciones y limpiar los pulmones más fácilmente. Si tus pulmones funcionan correctamente, la tos y las dificultades respiratorias seguirán disminuyendo drásticamente.

 

Fuente de Imagen 1
Fuente de Imagen 2
Fuente de Imagen 3

 

One thought on “¿Qué ocurre cuando dejas de fumar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *