Los efectos de la contaminación

Vivimos de la Tierra, lo que significa que cada vez que la contaminamos, somos nosotros mismos quienes sufrimos las consecuencias. Como en la Tierra lo compartimos absolutamente todo, lo que ocurre en un lado de la Tierra afecta en el otro, por lejos que esté. La contaminación o los desechos que introducimos en el medio ambiente tienen efectos negativos sobre el ecosistema del que dependemos. Hay muchos tipos de contaminación, pero los que más impacto tienen sobre nosotros son la contaminación del aire y del agua.

contaminación del aire

La contaminación del aire

La contaminación es el peor problema al que se enfrenta el mundo en cuanto a los desechos. A través de la quema de combustibles fósiles para la obtención de energía arrojamos desechos a la atmósfera que contienen muchos gases tóxicos y carcinógenos. Esto no es solo nocivo para la salud, sino que estamos poniendo en riesgo el ecosistema y la fauna con la contaminación.

Efectos:

efectos de la contaminación

La contaminación del aire está compuesta mayoritariamente de carcinógenos

  • Si respiras aire contaminado tienes más riesgo de padecer asma y otras enfermedades respiratorias.
  • La contaminación del aire está compuesta mayoritariamente de carcinógenos, por lo que vivir en un área contaminada supone el riesgo de padecer cáncer.
  • La tos y el asma son síntomas comunes de la población que vive en las ciudades.
  • La contaminación daña el sistema inmune, el endocrino y el reproductor.
  • Los altos niveles de contaminación han sido asociados a un mayor número de enfermedades del corazón.
  • Quemar combustibles fósiles y arrojar dióxido de carbono a la atmósfera están haciendo que la Tierra se caliente.
  • Los gases tóxicos que se arrojan a la atmósfera se fijan en las plantas y en las principales fuentes de agua. Los animales se alimentan de estas plantas contaminadas y beben de esa agua. La contaminación sigue la cadena alimenticia hasta llegar a nosotros.

contaminación del agua

La contaminación del agua

Los seres humanos se han establecido en comunidades y han crecido alrededor de fuentes de agua limpia y potable desde el principio de los tiempos. Es vital para nuestra supervivencia.

¿Sabías que puedes sobrevivir unos cuantos días sin comida, pero no sin agua? Es muy triste saber que millones de personas en el mundo no tienen acceso a esta necesidad básica y que mueren de sed y de enfermedades de origen hídrico. Las fuentes de agua dulce del planeta están amenazadas por la contaminación. No solo no administramos bien este recurso, malgastándolo, sino que también estamos contaminándolo.

Algunas de las fuentes de la contaminación del agua son: las aguas residuales que se desechan en ríos, lagos o en el mar; los químicos que sueltan las fábricas; las aguas de escorrentía de granjas que llegan a los ríos o arroyos y las fuentes de agua subterránea. Además, depositar los desechos humanos en las fuentes de agua contribuye en la contaminación del agua potable, no solo para el ser humano, pero también para el ecosistema y la gran cantidad de animales que necesitan el agua dulce.

¿Cómo afecta la contaminación del agua al ser humano? Si intentas beber agua no tratada, tu cuerpo reaccionará inmediatamente. Seguramente tengas dolor de estómago, como mínimo. Las enfermedades de origen hídrico son las responsables de 3.575.000 muertes al año. Es el equivalente a un avión estrellándose cada hora. Además, la mayoría de estas personas son niños.

Las enfermedades infecciosas pueden contagiarse mediante el agua contaminada. Algunas de estas enfermedades son el tifus, la cólera, la fiebre paratifoidea, la disentería, la ictericia, la amebiasis y la malaria.

 

Los químicos del agua también tienen efectos negativos en la salud:

  • Los pesticidas pueden dañar el sistema nervioso y provocar cáncer debido a los carbamatos y los organofosfatos que contienen. El cloruro puede provocar daños en los sistemas reproductivo y endocrino.
  • Los nitratos son especialmente peligrosos pata los bebés que toman leche en polvo. Restringe la cantidad de oxígeno en el celebro y produce el llamado «síndrome del bebé azul».
  • El plomo puede acumularse en el cuerpo y dañar el sistema nervioso central.
  • El arsénico causa daños en el hígado, puede provocar cáncer de piel y enfermedades vasculares.
  • EL fluoruro en grandes cantidades puede hacer que los dientes se vuelvan amarillos y pueden causar daños en la médula espinal.
  • Los petroquímicos, incluso en una exposición baja, pueden provocar cáncer.

 

Fuente de Imagen 1
Fuente de Imagen 2
Fuente de Imagen 3
Fuente de Imagen 4

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *