Los beneficios de la sauna

La sauna es un proceso técnico de los más antiguos y famosos del mundo.

Ya en la sociedad azteca, las mujeres daban a luz en una «cabaña de sudación» para aliviar los dolores del parto debido a las propiedades calmantes del calor.

La sudoración tiene una amplia gama de beneficios:

  1. Desintoxica el cuerpo. Sudar es una de las primeras defensas del cuerpo contra las infecciones: ¡15 minutos en una sauna eliminan la misma cantidad de metales pesados que los riñones excretan en 24 horas!
  2. Relaja los músculos. Después de un entrenamiento, los músculos tienen un exceso de ácido láctico; la sauna ayuda el relajamiento de los músculos, promoviendo la eliminación del ácido láctico a través de la dilatación de los vasos sanguíneos.
  3. Mejora la salud de la piel. No hay nada mejor que una sauna para limpiar y rejuvenecer la piel: el calor abre los poros y dilata los vasos sanguíneos, lo que permite un mayor flujo de oxigeno y de los líquidos celulares. ¿El resultado? La piel se verá más joven y elástica.
  4. Mejora el aspecto del pelo. En nuestro cuero cabelludo tenemos una glándula llamada glándula sebácea, que libera sustancias que hidratan el pelo. La sauna favorece la activación de esta glándula, lo que da al pelo un buen aspecto.
  5. Favorece el adelgazamiento. La opinión general es que la sauna hace perder peso porque se eliminan líquidos. En realidad, los líquidos perdidos a través del sudor se recuperan bebiendo; la pérdida de peso se debe al aumento de la frecuencia cardiaca, lo que permite quemar calorías: en una normal sesión de sauna, se consumen aproximadamente 300 calorías, el equivalente a un paseo.
  6. Fortalece el sistema inmunológico. Muchas bacterias mueren con altas temperaturas. Los que usan las saunas normalmente tienen un 30% menos de probabilidades de contraer resfriados. La sauna también alivia la congestión nasal.
  7. Relaja. Debido a un aumento de la actividad respiratoria, se liberan endorfinas en el cuerpo, productos químicos con propiedades analgésicas y fisiológicas similares a las de la morfina y el opio.
  8. Libera iones. Debido a la humectación de las piedras calientes, se liberan iones negativos (aniones), de los que nuestra piel reporta beneficios como la ralentización del proceso de envejecimiento, la disminución de la irritabilidad y del insomnio o el aumento en la concentración.

sauna-beneficios1
La sudoración debida a la sauna tiene una amplia gama de beneficios.
« 1 of 6 »

Cuando usar la sauna. No hay un momento mejor que otro para usar una sauna; todavía, existen algunos consejos antes y después de la sauna para sacarle el máximo partido. Beber una infusión caliente antes de la sauna ayuda a sudar. Se recomienda una ducha antes de la sauna, a fin de abrir los poros de la piel.

Al final de la sauna, es recomendable darse una ducha de agua fría para llevar la temperatura corporal al nivel habitual y, después, rehidratarse con agua, zumos o infusiones.

Contraindicaciones. Las personas con presión arterial baja deben evitar la sauna, ya que el calor muy alto contribuye a bajar aun más la presión, dando lugar a desmayos. Además, para los que sufren afecciones cardiovasculares o respiratorias no se recomienda la sauna.

Fuente de Imagen 1
Fuente de Imagen 2
Fuente de Imagen 3
Fuente de Imagen 4
Fuente de Imagen 5
Fuente de Imagen 6
Fuente de Imagen 7

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *