Recetas e ideas con guacamole

El guacamole es una salsa o aderezo que se utiliza en la comida mexicana, aunque es originario de la cultura azteca. Aguacates pelados y machacados son la base del guacamole. También incluye normalmente tomate picado, ajo, zumo de limón o de lima y cebolla. Algunas variantes de este plato incluyen también cilantro y sal marina o sal de mesa; además, si quieres un guacamole algo más picante, puedes añadirle pimentón o una pizca de cayena. Aunque el guacamole tiene bastantes calorías (los aguacates, con 322 calorías por unidad, aportan casi todo el contenido calórico), sus diferentes nutrientes hacen de esta salsa una opción saludable.

Los aguacates contienen tanto vitamina A como K (cada aguacate contiene un 10% de la ingesta diaria recomendada para un adulto). La vitamina A puede ayudarte con los problemas oculares, sobre todo con la nictalopía. Es una vitamina antioxidante que puede ayudarte a prevenir el cáncer y la lesión celular causados por moléculas radicales libres. Por otro lado, la vitamina K es esencial para la coagulación de la sangre, ya que ayuda en la formación de plaquetas que previenen el sangrado excesivo de las heridas. El licopeno es un componente del tomate, uno de los ingredientes básicos del guacamole. Los tomates contienen nutrientes, como vitamina C y ácido fólico que también pueden reducir el riesgo de padecer cáncer o enfermedades del corazón, aunque los estudios actuales sobre las propiedades del licopeno aún no son concluyentes. Los aguacates también son una fuente rica en ácido oleico, un tipo de ácido graso esencial. El ácido oleico puede ayudar a reducir los niveles de lipoproteína de baja densidad en tu flujo sanguíneo.

Aquí os dejamos nuestra receta del guacamole:

 

Ingredientes

4 aguacates frescos, maduros, pelados y cortados en pedazos
1 cucharada de zumo de limón o lima
1/2 cebolla dulce pequeña, picada
1 tomate de pera maduro, limpio y cortado en trozos
Chile verde
Sal y pimienta al gusto

 

Elaboración

Aplasta los aguacates con el zumo de limón en un bol, dejando algunos trozos. Luego, mezcla bien el resto de los ingredientes y sirve en el momento.

 

El guacamole es mucho más que una salsa para untar. Aquí tienes algunas ideas que van más allá de la comida mexicana.

  1. En tostada.La tostada de aguacate se ha vuelto un cliché de Instagram. ¿La tostada de guacamole? No tanto. Sírvela con brotes, rodajas de tomate y huevo duro para un buen desayuno. Tanto, que quizás no comas más hasta la cena.
  2. En sándwich.Ya lo quieras de pavo, de atún o de lechuga, tomate y bacon, sustituye la mayonesa por guacamole. Y sí, deberías poner nachos en el sándwich.
  3. Sopa.Pasa el guacamole por puré para hacer una sopa refrescante de aguacate. O también puedes usar el guacamole para acompañar otras sopas más suaves.
  4. Huevos rellenos.Acompaña los huevos duros tradicionales con una cucharada de guacamole o sustituye la tradicional salsa de mostaza y mayonesa mezclando las yemas de huevo con el guacamole.
  5. Aliño. Pasa por puré el guacamole y añade zumo de limón, agua y aceite para elaborar una salsa cremosa para tus ensaladas.

 

Fuente de Imagen 1
Fuente de Imagen 2
Fuente de Imagen 3

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *