VINO: Información sobre sus componentes y efectos

El VINO es básicamente  una solución hidroalcohólica con un contenido de agua que oscila entre el 80 y 85%. En este componente acuoso están disueltas todas las demás sustancias: fructosa, sustancias antioxidantes (ANTOCIANOS), sales minerales (COBRE, MAGNESIO, FÓSFORO, HIERRO, POTASIO, CALCIO, CINC), vitaminas (en particular vitamina C, vitamina B, niacina), etc…
El segundo componente principal del vino es el alcohol, cuya cantidad es muy variable y se expresa en grados centígrados. Para ejemplificar, un vino de 12 grados contiene porcentualmente 12 mililitros de alcohol cada 100 mililitros de vino. Además, en el vino están contenidas otras 500 sustancias que se derivan del proceso de fermentación. El vino es un alimento que, si consumido con moderación, es saludable.

cantina de vino

De hecho, un consumo moderado y prolongado a lo largo de toda la vida nos protege contra graves enfermedades que pueden afectar a los siguientes aparatos y sistemas:

  • el aparato cardiovascular;
  • el sistema nervioso;
  • además, gracias a la calidad de sus componentes desempeña la función decisiva de ralentizar el proceso de envejecimiento y hasta puede considerarse como un elixir que permite mantener más jóvenes las células;
  • para dosis correcta se entiende 7-12 copas a la semana para los hombres, 4-7 copas a la semana para las mujeres;
  • hasta los 16 años de edad el vino y las bebidas alcohólicas en general están absolutamente desaconsejados para evitar efectos graves para la salud.

La razón de esta reducción del riesgo se debe al hecho de que el vino contiene muchas sustancias antioxidantes (ANTOCIANOS, TANINOS, RESVERATROL, FLAVONAS, etcétera), sustancias que combaten los radicales libres que se forman a causa de nuestros estilos de vida incorrectos como por ejemplo los abusos dietéticos, el sedentarismo y la falta de control del estrés:

  • El vino previene también la aterosclerosis reduciendo el colesterol malo y aumentando el colesterol bueno y reduciendo la aglutinación de las plaquetas; en definitiva, una cantidad moderada de vino quizá a largo plazo resulte mejor que la aspirina.
  • Otras condiciones en las que el vino interviene positivamente son la diabetes, la osteoporosis y la menopausia. Al parecer, el resveratrol contenido en la cáscara de las uvas desempeña una función similar a la de los estrógenos y reduce los típicos sofocos;
  • Mejora las funciones digestivas a partir de la boca donde aumenta la salivación para continuar en el estómago, donde aumenta la secreción de gastrina y jugos gástricos;
  • Es útil para prevenir la formación de cálculos renales o colecistitis;
  • Importantes estudios demuestran que las personas que beben vino con moderación viven más que los abstemios y la mayor supervivencia estaría vinculada a una menor incidencia de accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón (COPENAGHEN HEART STUDY);
  • Otra cosa que hay que recordar sobre las calidades saludables del vino es lo que llamaron el «fenómeno francés»; de hecho, en Francia, hogar de grandes vinos desde el champán hasta los bordeleses, las muertes por enfermedades vasculares fueron cinco veces menor que en otros países según cuanto demostró un estudio coordinado por la OMS en 17 países; los investigadores plantearon la hipótesis de que este resultado se debía al consumo de vino tinto. Los datos de este estudio fueron confirmados por otros estudios realizados en Europa y en América y el mérito de estos importantes resultados ha sido atribuido no tanto al  alcohol contenido en el vino sino más bien a una serie de sustancias bioactivas como los polifenoles, que en el vino tinto están presentes en un cóctel armonioso y equilibrado. Los polifenoles son responsables de la coloración del vino tinto, del pardeamiento de los vinos blancos y también afectan el aroma y el perfume del vino. Además, son responsables en gran medida de los efectos saludables del vino.

Entre todas las bebidas alcohólicas solo el vino contiene cantidades significativas de polifenoles y esta es la razón por la que el Doctor M. Groenback (Instituto de Medicina del Hospital de Copenhague, «British Medical Journal», 1995), después de haber comparado los tres diferentes tipos de bebidas (vino, cerveza y licores) los puso en relación con el índice de mortalidad (monitoreando 13.000 personas a lo largo de 12 años) y llegó a la conclusión de que el vino es , desde luego, la bebida alcohólica más adecuada para nuestro organismo, debido a su composición química.

Fuente de la imagen1
Fuente de la imagen2
Fuente de la imagen3
Fuente de la imagen4

 

One thought on “VINO: Información sobre sus componentes y efectos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *