¿Cómo ayudar a una amistad que lo está pasando mal?

A veces, damos por hecho nuestras relaciones de amistad y esperamos que las personas reaccionen de la misma forma que lo hacemos nosotros, como si hubiésemos pasado por la misma situación.

Cuando un amigo está pasando por un momento difícil es lógico que pidan ayuda, pero muchas veces no es fácil. Piensa en las ocasiones en las que hayas pasado por un momento difícil. ¿Qué hicieron tus amigos? ¿Cuál de ellos fue el más agradable? Algunos se habrían mostrado distantes y probablemente te hiciesen daño, pero realmente se hubiese debido a que no sabían que decir o hacer, o que simplemente asumieron que preguntarías si necesitabas algo. Puede ser duro estés en el lado que estés, si eres el que necesitas ayuda o el que la estás proporcionando. Así que cuando veamos que una amistad, un familiar o un conocido lo está pasando mal, ayudémosle; por muy poca que podamos considerar nuestra ayuda, puede tener un gran impacto en dichas personas que probablemente les haga ver la luz al final del túnel. Algunos pasos que podemos seguir son:

  • Preguntar cómo podemos ayudarle.
  • Escuchar sus sentimientos.
  • Ser paciente y dejar que se tome su tiempo para contarnos lo que sucede.
  • Ayudarle en sus prioridades.
  • Llamarlo a menudo.
  • Obsequiarlo con detalles (bombones…)
  • Leerle un pasaje bonito de tu libro favorito.
  • Salir con esa persona.
  • Y recordar que todo el mundo no se cura de la misma forma.

Recuerda, también, que a veces si tienes la mejor actitud para ayudar a tu amigo, algunas cosas se pueden malentender. Tienes que tener cuidado y tacto en aquellos casos en los que ayudes. No debes forzarlo a que acepte tu ayuda. Sé específico en la ayuda que quieres dar y recuerda que no sabes cómo se siente tu amigo. Además, tienes que escucharlo. Estás ahí para ayudarlos a encontrar una forma de resolver el problema. Tu papel es ayudarlos a ver un futuro mejor. Dependiendo de su situación, tu amigo puede ver difícil el imaginar un periodo de tiempo donde no sepa qué hacer. Ayúdales a ir más allá. Cuando sientas que estás preparado, empieza a hablar de forma optimista con ellos sobre planes para hacer en un futuro. Las formas en las que ofrecemos apoyo están limitadas únicamente por nuestra imaginación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *