Trastornos alimenticios

Recuperarse de un trastorno alimenticio no siempre se cumple cuando estás con un terapeuta o en un programa de tratamiento. Los esfuerzos y el estrés de los trastornos alimenticios afectan a todo el mundo. Los momentos más críticos son en los que no padeces de ningún trastorno y, además, un especialista o consejero se encuentran delante de ti.

El más común de los trastornos alimenticios son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa (llamados también anorexia y bulimia). Pero otros trastornos relacionados con los alimentos, como por ejemplo abstenerse de comer, comer mucho, trastornos de la imagen corporal y fobias a los alimentos se están convirtiendo en identificables. El camino hacia los trastornos alimenticios comienza admitiendo que se tiene un problema. Dicha admisión puede ser dura, especialmente si te aferras a la creencia (incluso en tu inconsciente) de que perder peso es la clave para la felicidad, la confianza y el éxito. Los viejos hábitos son difíciles de olvidar incluso cuando finalmente entiendes que no es verdad. La buena noticia es que los comportamientos hacia los trastornos alimenticios que hayas aprendido se pueden olvidar si estás motivado para cambiar y pedir ayuda. Sin embargo, vencer a un trastorno alimenticio equivaldría aproximadamente a dejar comportamientos alimenticios poco saludables. Se trataría también de redescubrir quién eres detrás de tus hábitos alimenticios, peso e imagen corporal.

Alguno de los factores que contribuyen con el problema son la cultura, la bioquímica, la psicología, la genética y el medio ambiente.

  • Atención médica y monitorización: La mayor preocupación en el tratamiento de los trastornos es abordar cualquier aspecto relacionado con la salud que pueda ser una consecuencia de comportamientos alimenticios alterados.
  • Nutrición: Puede implicar la restauración del peso y su estabilización, además de una guía para una alimentación normal y la integración de un plan individual alimenticio.
  • Terapia: Formas diferentes de psicoterapia, como la individual, la familiar o la grupal puede suponer una ayuda para abordar las causas de dichos trastornos. La terapia es una pieza fundamental de tratamiento porque permite que una persona tenga la oportunidad de afrontar y curarse de una vida traumática y aprender a usar diversos métodos para expresar emociones, comunicar y mantener relaciones saludables.
  • Medicación: Algunos medicamentos pueden ser efectivos a la hora de ayudar a resolver trastornos relacionados con el carácter o síntomas de la ansiedad que puedan ocurrir junto a un trastorno alimenticio y a deshacerse de comportamientos nocivos.

No olives nunca que una verdadera recuperación de anorexia y bulimia incluye, además, aprender a:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *