¿El Metro está lleno de microbios?

Probablemente no cojas el Metro muy a menudo si vives en una ciudad grande y te asustan los microbios. Obviamente, el transporte público no está limpio del todo; sin embargo, los estudios revelan que no existe presencia alguna de esos microbios que podríamos pensar. Las bacterias son las únicas con las que entras en contacto, como por ejemplo cuando estrechas la mano con otras personas.

El principal estudio que mencionamos es el referente al Metro de Boston, que ofrece 238 millones de viajes al año (supervisado por la Massachusetts Bay Transportation Authority). Estudios de este tipo son importantes para el conocimiento que pueden producir en los antibióticos o patógenos para comprender las funciones microbiológicas. Entender como el contacto humano, los materiales y el medio ambiente afecta a los perfiles microbianos puede permitirnos diseñar espacios públicos para mantener nuestra salud en la presencia de reservas microbianas.

Se observó una pequeña variación entre las líneas ferroviarias geográficamente distintas y las estaciones correspondientes a los distintos sectores demográficos, pero todas las áreas examinadas fueron dominadas por la piel humana y por los comensales, como la Propionibacterium, Staphylococcus y Streptococcus.

Así que, no se consideró el ambiente transitorio como una reserva de resistencia antimicrobiana y genes. La investigación sugiere que las comunidades microbianas en superficies transitadas se mantienen alejadas de la piel humana, con enriquecimientos correspondientes a interacciones locales con el cuerpo humano y medio ambiente, y no más del uso normal de nuestras pantallas táctiles.

¡Relájate y sigue usando el transporte público!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *