EL DEPORTE Y SU INFLUENCIA SOBRE EL BIENESTAR

Hace algunos años se empezó a poner de moda el “healthy lifestyle”. Todo el mundo se volvió loco con el tema del deporte y de la comida sana. Ahora los gimnasios crecen a palmos y ofrecen un montón de diferentes clases de deporte- desde el aerobic hasta clases para mujeres embarazadas. Cada uno puede encontrar lo que le gusta, hay para todos los gustos.

Cuando se mira a las personas deportivas o a los deportistas profesionales, se puede observar que casi todos tienen algo en común- no solo un cuerpo maravilloso, tonificado y musculado, sino también una cosa más importante: una sonrisa en la cara. No es así por casualidad: se trata de una de las ventajas más importantes del deporte: su influencia sobre el humor.

deporte1

Endorfinas. La palabra clave relacionada con el deporte y el bienestar. Son las hormonas responsables del sentido de felicidad. Se producen cuando comemos chocolate, cuando estamos enamorados o… cuando hacemos deporte. ¿No lo puedes creer? ¡Pruébalo por ti mismo! Estoy segura que después de una intensa actividad física, además del sentimiento de agotamiento, te sentirás feliz.

No es una novedad decir que las personas físicamente activas son más sanas y tienen menos problemas relacionados con las enfermedades de corazón. El deporte reduce el nivel de estrés en el organismo y por eso la gente deportiva aguanta mucho mejor las situaciones difíciles de la vida que las personas que evitan el gimnasio con todas sus fuerzas.

Lo sorprendente es que si practicas deporte regularmente tendrás más energía en general. Serás más productivo al trabajo, tendrás mejores relaciones con otros porque tendrás más paciencia y te notarás más optimista. No cabe duda que tu vida se mejorará.

Brazil Soccer WCup Germany Argentina

No se ganó Zamora en una hora y es indudable que para observar estos cambios en tu modo de vida, se necesita tiempo. Pero vale la pena comprobarlo. ¿Cuáles son los obstáculos que te impiden adoptar un estilo de vida sano? Solo tú y tu modo de pensar.

Laura Pankiew

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *