Los beneficios de practicar artes marciales

La popularización de los artes marciales a través del cine ha conducido al incremento de los partidarios activos de esta disciplina. Desde Bruce Lee hasta Jackie Chan, muchos famosos artistas marciales han inspirado a la gente.

arte marcial1

Además, los artes marciales contribuyen al bienestar personal y mejoran las habilidades físicas.

Vamos a enfocarnos en un arte marcial en particular: “Taekwondo”.

Este arte marcial coreano se ha vuelto muy popular en estos últimos años. Los que practican este deporte son llamados “taekwandoistas”.

El taekwondo se compone de dos tipos de entrenamiento y cada uno desarrolla habilidades específicas: Entrenamiento de combate y entrenamiento técnico.

1) Entrenamiento de combate:

Es importante saber que el taekwondo se basa en patadas. La mayor parte de las patadas son dadas a la cabeza.

En consecuencia, esta técnica ayuda a desarrollar la flexibilidad, la agilidad y el equilibrio.

Además, los movimientos tienen que ser ejecutado muy rápidamente para sorprender el oponente. Durante un combate de taekwondo, son asignados puntos al combatiente según la zona del cuerpo golpeado por la patada y según el tipo de patada ejecutada. Por ejemplo, una patada inversa consigue más puntos que una patada frontal.

Consecuentemente, mejora el aguante, la velocidad y la precisión.

El aguante es la habilidad del organismo de permanecer activo por largo tiempo. En otros términos,   es la habilidad de resistir.

2) Entrenamiento técnico:

El entrenamiento técnico se focaliza en mejorar las diferentes técnicas de patadas para generar lo más potencia y fuerza posible.

Así, desarrolla la fuerza y la potencia.

Otro aspecto del entrenamiento técnico consiste en aprender movimientos de memoria (técnicas de defensa y ataque…) ensayándolos una y otra vez con el fin de adquirir automatismos: esto permite ejecutar movimientos de manera instintiva durante los combates.

Es justo como una corografía de baile. Estos movimientos son llamados: “Poomse” lo que es el equivalente de los “Kata” en karate.

Ensayar los “Poomse” mejora la memoria, la coordinación de los movimientos y el aguante.

Practicar un arte marcial contribuye al bienestar. En efecto, cuando proveemos un intenso esfuerzo físico, el estrés se evacua y se convierte en fatiga física, y nuestro cerebro libera endorfinas.

Es la razón porque nos sentimos bien y estamos en un buen estado de ánimo después del entrenamiento.

El deporte es bueno para la gente que está deprimida.

Otro beneficio de los artes marciales es que nos permite ganar confianza en nosotros mismos y permite a la gente tímida perder su timidez y acostumbrarles expresarse frente a un público.

De hecho, durante las competiciones tenemos que pasar muchas pruebas frente a un público que nos mira con mucha atención.

arte marcial 3

Para concluir, practicar un arte marcial es una buena manera para deshacerse de sus problemas y canalizar el estrés acumulado. Además, nos permite permanecer en buena salud y en buena forma física.

Nos ayuda a sentirnos bien por dentro y por fuera de nuestro cuerpo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *